miércoles, agosto 01, 2012

Restaurante Annua; A toda vela contra el viento..

Siete días ya que disfruté de la cocina de Oscar Calleja , en  annua, restaurante revelación de Madrid Fusión 2011, y estrella Michelin en este año que corre.

Annua no es un restaurante al uso, es un espacio gastronómico que en cierta manera , salvaguardando las distancias, me recordo al Calima de Dani Garcia en Marbella, por planteamiento coquinario, por ubicación, y por el concepto gastronómico, asi como  la eliminación de esa costumbre burguesa de dar la carta y en su lugar ofrecer menus gastronómicos, hasta uno de estos menús ofrecidos por estos dos genios de lo fogones coincide ,el "Experience". Ya lo se ya, que algún anarquista culinario dirá que eso es fruto de la crisis, nada de filosofias gastronómicas personales ni leches. Yo no pienso así siempre he sido un Romántico entregao en esto del comer y el beber y quiero pensar que las palabras de Aduriz alcanzan en el annua su máxima expresión. " ..esto es lo que os ofrezco, espero que coincidais conmigo, entre la multitud de comensales buscamos las almas gemelas.."

Despues de disfrutar de la cocina de Oscar Calleja en su annua y de su conversación, considero dentro de mi humilde opinión que entra a formar parte de esos anarquistas gastronómicos de primera linea que no temen a nada, que provocan con su cocina, que provocan con el servicio en sala, que se atreven a montar algo de esa magnitud gastronomico-empresarial que es annua en un pueblo como San Vicente de la Barquera, preciosa ubicación del pueblo y más bello aún el entorno que lo rodea, pero urbanisticamente un desastre fruto supongo de la desidia urbanística de los sucesivos alcaldes que han regido el consistorio a lo largo de los años, su planteamiento de la oferta gastronómica cada vez me recuerda más a pueblos costeros del Levante español, incluso desde hace ya un par de años los camareros te asaltan en la calle con el menú del día o la carta para intentar llevarte  a su mesa. No hay en mis palabras anteriores ánimo de crítica ni de hechar por tierra la oferta gastronómica de San Vicente, la cual considero de una calidad extrema y que he disfrutado durante muchos años y la seguire disfrutando. Con mi exposición anterior solo intento reflejar el marco en el que varios locos en esto del comer  han montado este  gran espacio gastronómico que han llamado annua.

Por problemas con blogger y mi conexión a internet estoy con el post a medio acabar.... Pero me esta viniendo bien como dice Higgs prefiero escribir cartas que mails, da más tiempo a reflexionar las cosas.
Disculpar por las molestias a aquellos que lo lean. SALUT ¡¡¡










Aceites sales y panes, este último el gran quebradero de cabeza de muchos cocineros que libran en su interior la lucha del disfrute ajeno y personal. Si por mi fuese el pan desaparecería de este tipo de gastronomía.

Falso mejillón crocante, y airbag de anchoa.
3D de Morcilla anís y manzana.


Cangrejo en tempura.

Ostra thai.

Ceviche de lubina y gamba roja
Trampantojo de atún rojo.
Desierto de foie con rocas de avellana y Armagnac.


La roca(Caviar de riofrío, esparragos y senderuelas
La roca abierta

Bonito confitado en caldo dashí.




Taco de Langostino.
La hoguera:Vieira asada con papada ibérica.
Pato Pejín.
Vaina de guisantes, chocolate aireado y crema helada de coco.
El Volcan.
El Bonsai.

Café 100% Arábica "El tambo"

Macaron de choco pasión.
Macaron de café.
Nube de fresa.

3 comentarios:

Ankabri Gastrónomos dijo...

Hace mucho que no voy a comer a este tipo de restaurantes por Cantabria, me guardo la pasta para poder acompañar al Daniland por terras galegas en vacaciones. Aunque he de decir que sí que tengo ganas de irme un día a San Vicente y probar este restaurante. Saludos

_Guillermo_ dijo...

Hidalgo Pedro Ximenez Vino dulce Natural...un gran px jerezano, clásico, pero siempre al día!!
Vaya como seguimos cuidándonos, eh?

Sergio dijo...

Maestro, tenía mis dudas en visitar annua... pero con tu comentario se me han disipado.

La semana que viene estaré por Cantabria y no me lo voy a perder, ya te contaré.

Un fuerte abrazo.